Publicada en

Cosas que cambian en tu vida cuando empiezas a bucear

senales-buceo

No todo el que prueba el buceo se enamora perdidamente. Sin embargo, si eres uno de los afortunados que encuentra liberación, paz, y (paradójicamente) emoción en el buceo, probablemente hayas adquirido alguno de los hábitos y comportamientos listados a continuación. Puede que no te pasen todas estas cosas, pero si te apasiona el buceo ¡seguro que algunas si!

Usas las señales del buceo en tu vida diaria

Como bajo el agua entendernos hablando es prácticamente imposible, para comunicarnos bajo el agua usamos el sistema de señales básico, con el que podemos preguntar “¿Como estás?”, “¿Cuanto aire tienes?” y, en esencia, todo lo importante que queremos saber de nuestros compañeros buceando. Y si tenemos la suerte de bucear habitualmente con las mismas personas, lo normal es que ese sistema de señales se irá ampliando para incluir mas situaciones. Empiezas como el juego de las películas, intentando averiguar lo que te dice tu compañero por señas y después de muchas inmersiones puedes acabar teniendo conversaciones enteras bajo el agua.

Y ¿qué pasa cuando luego vas al supermercado con tu compañero de buceo? ¿O a un concierto? Que acabas utilizando esas mismas señales para comunicarte también en tierra. No solo vienen bien para ambientes ruidosos, también para “hablar” a distancia. En el supermercado a dos pasillos de distancia, señalas un cartón de leche y haces la señal de “ok” para preguntar si le gusta tu selección y tu compañero contesta con la señal de “ok” de vuelta para mostrar su aprobación. En una fiesta, cuando ves a tu compañero con cara de cansado, “¿Estás bien?” preguntas con otro “ok” y te contesta con un “algo no va bien”, “Estoy cansado”, “Volvamos al barco” para indicarte que se quiere ir a casa.

Y eso es solo el principio, cuanto mas buceas con la misma gente, mas señales vas incorporando y mas acabas usando en la vida diaria.

Reconócelo, ¿a que alguna vez has usado las señales de buceo fuera del agua?

Te obsesiona el estado de tus oidos

cuidado-oidosLa habilidad de compensar los oídos es absolutamente esencial para el buceo, y la congestión y las alergias pueden hacer que se vuelva imposible. Los días previos a un viaje de buceo no es raro encontrar al buzo compensando por la oficina para comprobar que los oídos funcionan bien.

¿Aire acondicionado en el coche o en la habitación del hotel? ¡Ni pensarlo! Ya puede estar la habitación a 30º que no te vas a arriesgar a una otitis solo por no pasar “un poco de calor”. ¿Tienes una cena en casa de unos amigos con gato y te dan un poco de alergia? Improvisas una excusa y lo retrasas hasta la vuelta del viaje. ¿Un compañero de trabajo llega a la oficina un poco resfriado? Le convences de que se encuentra muy mal y es mejor que ese día trabaje desde casa. Cualquier cosa con tal de no arriesgarte a no poder bucear en el viaje.

Y ¿qué decir de tu bolsa de mano? Antiinflamatorios, gotas para los oídos, descongestionantes, antihistamínicos… Acabas pareciendo una farmacia ambulante.

¿Me dejo algo? ¿Cuantos medicamentos distintos para los oídos llevas en tus viajes?

Tu equipo de buceo se empieza a acumular en la habitación de invitados

portada-mascaraEn algún momento entre el segundo y el tercer año después de volverte adicto al buceo, tu equipo de buceo se empieza a multiplicar. Pasa justo lo contrario que con los calcetines en la lavadora.

Si te paras a pensarlo igual consigues hasta acordarte de donde salió cada objeto, pero es que parece que el equipo de buceo se acumula a traición. ¿De donde salieron esas tres máscaras? ¿Por qué tengo cuatro reguladores de los que solo funciona uno? ¿Seis snorkels?

Algunas cosas seguramente las encontraste bajo el agua, otras puede que sean heredadas de los amigos, otras probablemente no te valgan y la mayoría de ellas necesitan una revisión urgente o ni siquiera funcionan.

Y todo ese equipo se va acumulando en un montón que no deja de crecer y crecer y que suele estar alojado en la habitación de invitados. O, en el caso de los mas afortunados, en el trastero o en el garaje.

¿Alguna vez te has agobiado porque venían tus padres de visita y tenías que organizar el equipo de buceo de la habitación de invitados para dejarles sitio? A eso me refiero.

Cambian tus planes para vacaciones y fines de semana

playa-montanaCuando te enamoras del buceo, en seguida empiezas a dedicarle mas y mas horas de tu tiempo libre. Empiezas a organizar los viajes según la facilidad para bucear en el destino. ¿Por qué ir a París a pasar un fin de semana romántico cuando puedes pasar tus vacaciones en una cabaña remota de Fiji? Y encima solo te cuesta seis veces mas. A pesar de que posiblemente haya mosquitos, te marees en el barco y te intoxiques con la comida, las ubicaciones remotas y los sitios de buceo vírgenes empiezan a tener prioridad en los planes de vacaciones.

Para los realmente adictos al buceo este fenómeno se repite también con respecto a las tardes libres y los fines de semana. ¿Qué gracia tiene ir al cine o al teatro cuando puedes salir corriendo del trabajo, desafiar al tráfico y llegar a la orilla al anochecer para hacer una inmersión nocturna con tus compañeros de buceo? Puede que llegues a casa de madrugada, temblando de frío, agotado y cubierto de sal, pero la relajación mental del buceo hace que merezca la pena estar “un poco cansado” al día siguiente en el trabajo.

Salir de juerga con los amigos el viernes por la noche tiene mucho menos atractivo cuando tienes la opción de levantarte a las cinco de la madrugada, conducir varias horas hasta el mar y enfrentarte a un metro de visibilidad para bucear el fin de semana.

Puede parecer una locura, pero no lo es. En serio. ¿No lo has hecho?… ¿Todavía?

Te conviertes en un embajador del buceo

tiburon-ballenaEl buceo es lo mejor de lo mejor. Bueno, quizá no lo mejor de lo mejor, pero el buceo si que está en los primeros puestos de la lista a la altura del chocolate y una buena siesta. Como ávido buceador sientes que tus amigos no buceadores se están perdiendo alrededor del 70% del planeta. Y tienes toda la razón.

Piensa en la lista de fantásticas experiencias que has tenido buceando, las extrañas criaturas submarinas que has visto, y los espectaculares y poco conocidos lugares que has visitado a través del buceo. Piensa en las incontables fotos de tus vacaciones con peces, tortugas, morenas, tiburones…

Sabes que una de las mejores cosas del buceo es compartir la experiencia con tus amigos, así que inspirarles para que prueben el buceo lógicamente parece el siguiente paso. Aunque sabes que hay gente a los que simplemente el buceo no les va ni les va a gustar nunca, esto no evita que intentes convencer a todos los posibles candidatos con los que te cruzas de que lo intenten al menos una vez. Si tienes suerte, tus interminables historias, anécdotas y fotos sobre buceo en algunos casos tendrán éxito y podrás conseguir un nuevo compañero de buceo al que le apasione bucear tanto como a ti.

A ver, confiesa: ¿Cuantos amigos tuyos han empezado a bucear para que dejaras de darles la brasa?

Artículo original: 10 Things That Change When You Start Scuba Diving escrito por Natalie Gibb publicado en About Sports – Scuba Diving
Fotos, traducción y adaptación: Buceo Ibérico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *