Clavelina lepadiformis, ramilletes casi invisibles

clavelina-lepidiformis-colonia

Estos animales, así de primeras, tienen una característica que salta a la vista; y es que son transparentes. Veremos un poco más adelante un detalle de su anatomía, pero primero vamos a presentarles: la Clavelina, Clavelina Lepadiformis si llevas bata blanca, también es conocida en ingles por Ascidia Bombilla, en francés por La Gran Clavelina, y en italiano por Ascidia Cristal. Pertenece a la clase de las Ascidias, como ya nos han soplado los ingleses e italianos, que es la clase que agrupa a cerca de 2300 especies de animales sésiles, es decir que se fijan a algún lugar como rocas, conchas o pecios y que se alimentan sifonando el agua a su alrededor, para filtrarlo y volver a expulsarlo.

Una vez presentados, ya podemos tutear a nuestra amiga la clavelina y comentar que le gusta vivir en zonas poco iluminadas y no demasiado profundas, hasta los 50 metros de profundidad.Anatomía Clavelina La podemos encontrar desde el Sur de Noruega a las Azores y Mediterráneo, alcanzando también las costas británicas e irlandesas. Generalmente sigue un ciclo vital anual, que empieza a desarrollarse en octubre, alcanza su máximo desarrollo de febrero a abril y desaparece en julio hasta el octubre siguiente.

Como hemos comentado, se alimenta de la materia en suspensión que atrapa cuando sifona el agua a través de su cuerpo. Allí la materia queda atrapada en una mucosidad que segregan y pasa al sistema digestivo, que se encuentra en su base. El agua filtrada es expulsada por otro sifón.

Es posible encontrar ejemplares sueltos, pero suele ser al principio de su ciclo anual, ya que los huevos soltados por la anterior generación flotan libremente hasta que alcanzan un lugar donde fijarse.

Clavelina Clavelina Entonces comienza la transformación de larva a adulto, en la que pierde la espina dorsal y casi todo el sistema nervioso. A partir de ahí, el individuo formará la colonia por gemación (reproducción asexual, es una división desigual, consistente en la formación de prominencias sobre el individuo progenitor, y que al crecer y desarrollarse origina nuevos seres) y estos nuevos individuos hermafroditas salidos de las yemas se reproducen a su vez mediante óvulos y espermatozoides, expandiendo la colonia y preparando la siguiente generación.

Como curiosidad, comentar que el corazón de estos animales late rápidamente unas 100 veces, después se detiene durante unos momentos, y vuelve a comenzar a latir, pero en sentido inverso. Esto puede ser observado a simple vista, bueno a simple buena vista, si las condiciones son propicias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *