El mito del tiburón que come soldados… (parte I)

¿Habéis visto el tamaño del bicho? Pero si parece que hubieran injertado tres tiburones blancos para hacer uno solo...

El mito el tiburón que come soldados

Hace unos días hablábamos del tiburón de forma general y a modo de introducción. También contábamos el desastre tan espantoso (aunque debemos reconocer que no fue mal intencionado) que supuso la película de Spielberg para unos animales que desde el mismísimo día del estreno quedaron demonizados para siempre.

Particularmente reconozco que fui uno de los “damnificados” por la producción hasta el punto de que tenía pesadillas reales, me daba miedo meterme en el mar e incluso a veces me entraba una especie de mal cuerpo absurdo estando en una piscina… Tal fue el poder que ejerció en mí pero también en millones de personas.

Cuando nos ponen una película de King Kong, un gorila gigantesco que sabemos que no existe -y esta es la clave de todo el asunto-, nos dejamos inundar por la magia del cine y al salir de la sala todo acabó con un rato de diversión y una buena crítica.

Pero con un tiburón gigante (por exagerado que nos lo pinten) no sucede lo mismo porque para la inmensa mayoría de la población un tiburón es un animal tremendamente desconocido. Así que, la primera idea con la que nos impregnan, correcta o incorrecta, se nos graba a fuego.

A donde queremos llegar es a que nos introdujeron una fantasía diabólica en nuestros cerebros vírgenes… Y ahí quedó la idea (porque no teníamos ninguna otra) de lo que era un tiburón: miedo, pavor y, lo que es peor, odio feroz.

¿Cuántos tiburones han muerto desde entonces por aquella mentira? ¿Cuántos pescadores han inscrito en su mente la idea de diezmarlos exprofeso, pensando que hacían un bien a la humanidad?

Pero quizás lo peor es que la leyenda se alimenta a sí misma y siguen surgiendo mayores barbaridades.

Precisamente hoy quería comentar una que tuvo mucha notoriedad.

¿Os suena esta foto?

mito tiburon 1

En muy pocas horas dio la vuelta al mundo, alimentada por la capacidad de las redes sociales, por la espectacularidad de la toma y quizás también por el ánimo morboso.

Pero lo más importante de todo es: ¿Se trata de una toma real o es un montaje muy bien hecho?

Si te interesan los tiburones y los conoces un poco, hay varios argumentos reconocibles a simple vista para apoyar lo uno o lo otro, pero aún sin conocerlos, pensando con sentido común, teniendo en cuenta que tan sólo es un animal, depredador, pero animal a fin de cuentas, ya puedes formarte una opinión bastante sólida.

Nos encantaría abrir un diálogo sobre el tema ¿Nos das tu opinión? ¿Es una foto real o es un montaje?

CONTINUARÁ… en El mito del tiburón que come soldados (parte II)

 


2 buzos opinaron de “El mito del tiburón que come soldados… (parte I)

  1. Pingback: Tiburones: más allá del mito | Buceo Ibérico

  2. Pingback: Tiburón toro, poderoso como un miura - Buceo Ibérico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *