Los escorpénidos del Mediterráneo

cabracho

En nuestro ibérico mar Mediterráneo tenemos tres peces muy parecidos, relativamente fáciles de ver y que son primos hermanos. Los tres pertenecen a la familia de los escorpénidos -peces escorpión o Scorpaenidae-, y son tan tan tan parecidos entre sí que generalmente nos resulta complicado diferenciarlos y saber cuál es exactamente el que estamos viendo. Hablamos del cabracho, el rascacio y la escórpora.

Son los escorpénidos del Mediterráneo y vamos a intentar aclarar cuáles son sus diferencias para que la próxima vez que los veamos, podamos decir sin dudarlo de cuál de los tres se trata.

 

En qué se parecen

Como hemos dicho, los tres son escorpénidos, así que tienen muchas características comunes que son precisamente las que les hacen tan parecidos entre sí y tan diferentes de otras familias.

Los rasgos principales son su color rojo -de tonalidad más o menos intensa pero rojo- con ese veteado tan característico, sus largas espinas dorsales conectadas a glándulas venenosas, sus grandes ojos, sus enormes aletas pectorales y, esto es importante, esas ramificaciones que tienen por la cabeza y que parece como si se estuvieran despellejando o como si les estuvieran creciendo pequeñas algas de su mismo color.

Como casi todos los escorpénidos, saben camuflarse con maestría y utilizan tan envidiable habilidad tanto para la defensa pasiva como para cazar presas que pasan desprevenidas por su lado sin llegar a descubrir la amenaza hasta que es demasiado tarde.

 

El cabracho

El cabracho (Scorpaena scrofa) es el pez de la foto de portada. Es más grande que los otros dos, mide unos 30 centímetros de largo y puede llegar hasta los 50. Tiene la cabeza y la mandíbula bastante cuadradas y si nos fijamos en la foto veremos que tiene las ramificaciones que comentábamos por toda la cabeza incluyendo debajo del labio inferior, junto a la boca. Esa precisamente es la gran diferencia: es el único que tiene barbillones en la mandíbula inferior.

Barbillones escorpénido

 

El rascacio

El rascacio (Scorpaena porcus) es un pez más pequeño que suele medir entre 12 y 15 centímetros y no pasa de los 20, con la mandíbula menos cuadrada, más puntiaguda y, como véis, parecido al cabracho. Sin embargo, fijaros en que NO tiene los barbillones en la mandíbula inferior. Eso ya nos dice que NO es un cabracho. Pero lo que nos indica que es un rascacio son esas dos ramificaciones, como antenitas o cuernecillos, que tiene sobre los ojos y que miden casi lo mismo que éstos.

Rascacio

 

La escórpora

La escórpora (Scorpaena notata) es treméndamente parecida al rascacio pero la característica más visible y que más fácilmente vamos a reconocer es que tiene las dos ramificaciones de encima de los ojos muy pequeñas o casi invisibles.

Escórpora

 

Resumen y otros nombres

Cabracho: barbillones bajo la mandíbula inferior.
Otros nombres del cabracho: Rascacio colorado.

Rascacio: no hay ramificaciones bajo la mandíbula inferior / hay una larga ramificación sobre cada uno de los ojos.
Otros nombres del rascacio: Pollo, escorpina.

Escórpora: no hay ramificaciones bajo la mandíbula inferior / la ramificación sobre cada ojo es muy corta o prácticamente invisible.
Otros nombres de la escórpora: Escorpena, pollito.

 

 

 

 


10 buzos opinaron de “Los escorpénidos del Mediterráneo

  1. Pingback: Pez hoja, difícil de ver | Buceo Ibérico

  2. Pingback: Buceo en Almería con Molasub - Buceo Ibérico

  3. Paco Sanchez

    Tras muchos años viéndolos en el mar, por fin podré distinguirlos.

    Gracias por un artículo tan interesante.

    Reply
  4. Pingback: Cabracho (Scorpaena scrofa) - El rincón del nudibranquio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *