Los Tiburones

Triaenodon obesus

La película de Spielberg, Tiburón, ha sido uno de los mayores desastres ecológicos de la historia del mar. De hecho, tiempo después él mismo se arrepintió de la mala imagen, completamente injustificada, que había creado para los tiburones y fundó una asociación para defender su supervivencia.

La película cuenta la historia de una bestia terrible, sanguinaria y feroz que ataca a los humanos por placer y disfruta con ello. Pero lo cierto es que un tiburón jamás atacaría a un ser humano conscientemente porque el primer instinto en cualquier animal es el de supervivencia, de forma que no se enfrentan a nada si no es para comer y simplemente nosotros no somos alimento para ellos. De hecho nos temen.

Los grandes tiburones necesitan una dieta muy rica en grasa, como pueden ser las focas, los leones marinos o los lobos marinos. La carne de persona es tan suculenta para ellos como unos macarrones de plástico para nosotros.

En cuanto a los pequeños, se conforman con sardinas y otros peces, pero a nosotros nos ven más como una amenaza que como un bocado apetecible.

Si tomamos las estadísticas mundiales descubriremos con sorpresa que muere más gente en el mundo durante un año porque le cae un coco en la cabeza, que la que muere en una década por el ataque de un tiburón, lo que viene a decir que es infinitamente más peligroso sentarse debajo de un cocotero que nadar en cualquiera de los mares que bañan nuestro mundo. Son mucho más peligrosas las abejas, cuya picadura mata a miles de seres humanos alérgicos. De hecho es más probable morir por el alcance de un rayo, por un accidente con fuegos artificiales, por el ataque de un perro, por el ataque de otra persona, por ejecución legal…

Lo que sí resulta peligroso en una zona donde haya tiburones es hacer surf. El motivo es que la silueta de la tabla, vista desde abajo, con los contraluces y las sombras, se parece mucho a la silueta de una foca. Entonces es cuando el tiburón se lanza sobre ella y descubre con sorpresa que se trataba de fibra de vidrio y una carne que no le sabe como esperaba. Por eso hay surfistas que han sufrido el ataque y han quedado mutilados. Es un auténtico drama sin duda, pero el hecho es que el animal no se come al surfista, porque al morderle se da cuenta de su error y se marcha a seguir buscando comida más adecuada… Aunque el daño ya está hecho. Es como si a nosotros nos pusieran unas cerezas de plástico. Al primer bocado la escupiríamos y pediríamos la hoja de reclamaciones al restaurante, pero la cereza ya habría quedado con nuestros dientes marcados.

Los tiburones llevan viviendo en este mundo desde hace más de 400 millones de años, y desde entonces no han evolucionado. Hace mucho tiempo se llegó a pensar que eran organismos “anticuados” por falta de evolución, pero finalmente se concluyó que simplemente ya eran perfectos, y ese es el motivo de su inmovilidad evolutiva: no necesitan modificar nada.

Los órganos sensoriales son la envidia de la ciencia.

Por un lado están las llamadas ampollas de Lorenzini, situadas en el morro, que permiten detectar corrientes eléctricas inferiores a la que produce nuestra pila más pequeña. Con ellas reconocen el estado del corazón de sus presas, e incluso las encuentran aún enterradas en la arena.

También está el tapetum lucidum de sus ojos. El diseño es similar a un espejo con una lente, de forma que la luz pasa ampliada unas tres veces a su retina. De noche ven tres veces más luz que un humano.

Puntas blancas oceanico

A lo largo de sus costados existe una línea de ampollas rellenas de una sustancia gelatinosa que les permite detectar cualquier movimiento en todo su alrededor incluso a unas decenas de metros: es imposible acercarse a un tiburón sin que lo sepa.

Y en cuanto a su olfato, son capaces de detectar el olor de una gota de sangre de atún en toneladas de agua. Incluso a varias decenas de kilómetros localizan el rastro.

La sangre de humano también la detectan, claro, pero no les dice absolutamente nada, no les resulta apetecible en contra de lo que nos contaba la película. Les atrae tanto como si se tratara de sangre de marciano… No, no somos alimento de tiburones y nuestra sangre no les despierta el apetito igual que a nosotros no nos atrae la babilla de lombriz por mucho que a los gorriones les encante.

Por último, su sistema inmunológico les protege de casi cualquier cosa, siendo capaces de regenerarse y curarse incluso de enfermedades que para los humanos son crónicas y mortales.

Definitivamente son máquinas perfectamente adaptadas al medio acuático, pero el hombre los está diezmando hasta el punto de que varias especies están en peligro de extinción. Un animal que ha sobrevivido durante 400 millones de años está próximo a su desaparición por la falta de escrúpulos y, quizás también en parte, por el odio que generó contra ellos la película JAWS, TIBURON en español.

En definitiva, los tiburones son unos animales magníficos que sólo quieren vivir su vida en paz, pero incluso viéndolo desde el punto de vista egoísta, sin ellos, el equilibrio ecológico del mundo marino se vendría abajo, y es importante recordar que el 80% del oxígeno que respiramos proviene del fitoplancton del mar… Sin tiburones, las comunidades depredadoras de dicho fitoplancton crecerían de forma exponencial, sin fitoplancton, la producción de oxígeno mundial caería de forma alarmante… Es fácil sacar conclusiones.

Cuidémoslos. Por respeto a la naturaleza, por egoísmo, por la que quiera que sea nuestra razón cuidémoslos. La extinción no es una opción.


8 buzos opinaron de “Los Tiburones

  1. Laura

    Me encanta!!!! Gracias por explicar tan bien por qué los tiburones no son una amenaza y por qué los necesitamos para que la vida siga.

    Reply
  2. Josete

    Muy clarito y perfectamente explicado !!!! espero ver alguno de estos magníficos animales en mi vida antes que los exterminemos. Esperando el siguiente articulo…

    Reply
  3. Buceo IbéricoBuceo Ibérico Post author

    Gracias, Josete. Ojalá tengas la oportunidad de bucear junto a ellos y ojalá tus hijos y tus nietos, y sus hijos, sigan pudiendo disfrutar de verlos vivos y libres en los océanos.

    Reply
  4. Vallekas

    Enhorabuena por estas aportaciones. Las encuentro amenas y muy didacticas,. Este tipo de articulos divulgativos me parecen muy positivos para el respeto y cuidado de nuestros mares y por extensión de nuestro habitat. Seguir asi.

    Reply
  5. Buceo IbéricoBuceo Ibérico Post author

    Muchas gracias por tu comentario, Vallekas. Esa es la intención, dar a conocer ese mundo sumergido que tanto amamos, y comentarios como el tuyo nos animan a continuar haciéndolo 🙂

    Reply
  6. Pingback: Alianza de Tiburones: Conferencia Tiburones en Peligro | Buceo Ibérico

  7. Pingback: Moalboal en Cebú, el mirador subacuático perfecto - Buceo Ibérico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *