Un fósil viviente: Nautilus

nautilus

… aunque su nombre correcto sería Nautilinos, también se les llama Nautilus pompilius en círculos reducidos.

El Nautilo pertenece a la clase de los cefalópodos, dentro de la clasificación de moluscos marinos, y comprende una sola familia, Nautilidae.

Una vez presentados, vamos a conocer un poco más a este curioso y peculiar animal, que lleva viviendo en este planeta sin apenas evolucionar desde los comienzos de la era Paleozoica, hace unos 500 millones de años … día arriba, día abajo.

Como buen cefalópodo, posee una cabeza prominente y multitud de tentáculos, aunque en el caso del Nautilo este número alcanza hasta los 90 tentáculos, localizados alrededor de la boca. Estos tentáculos carecen de ventosas, como es lo común en el resto de cefalópodos, y en su lugar están formado por una superficie estriada, lo que hace que su abrazo sea casi imposible de romper, llegando a perder tentáculos antes que soltar la presa.

Aparte de los 90 tentáculos alrededor de su boca, que tiene forma de pico de loro para poder romper conchas y exoesqueletos de sus presas, posee otros dos justo en la parte anterior de cada ojo, mucho más móviles que los localizados en la boca, que les sirven de aparatos olfativos. Además, como mecanismo de defensa, puede utilizar otros dos tentáculos que generalmente están ocultos y plegados para “echar el cierre” a su concha, y sellarla frente a una amenaza exterior.

Carecen de tinta para defenderse, ya que a las profundidades donde habitan (generalmente la zona entre 300 y 700 m.) no les seria de ninguna utilidad. En vez de eso, su concha esta coloreada en la parte superior con colores oscuros y marcadas con estrías irregulares, para cuando es divisado desde arriba pueda mimetizarse con el color de las aguas oscuras más profundas. Sin embargo, la parte inferior es completamente blanca, camuflándolo en las aguas mas someras gracias a la luz más intensa.

La concha es la curiosidad más destacada del Nautilus, ya que aparte de poder esconder su cuerpo dentro, es resistente a la profundidad (hasta 800m, a más profundidad implosiona). Según crece el Nautilo, va creando una cámara mayor y una vez completada sella el compartimento donde hasta ahora vivía y se muda a la siguiente, formando una serie muy característica de construcciones en su concha. Es más, la concha del Nautilus presenta uno de los mejores ejemplos naturales de espiral logarítmica, aunque no llega a ser una Espiral dorada.

Foto de Wikipedia.org

Foto de Wikipedia.org

Los Nautilus son longevos, aproximadamente 20 años, y se reproducen por huevos, que depositan una vez fertilizados en aguas poco profundas. Sin embargo, pese a su longevidad, no alcanzan la madurez sexual hasta los 15 años, comparable a la de un humano.

Dado que su concha es muy valorada por su interior nacaráceo, ya que gracias a él se manufacturan las “Perlas Osmeñas“, está creciendo la preocupación por su conservación ya que varias temporadas seguidas especialmente exitosas de captura de ejemplares adultos podría acabar con la especie debido a su tardía madurez sexual.

Personalmente, es unos de los animales con los que mas ilusión me haría bucear ¿y a vosotros que os parece? ¿Cruzarías medio mundo para poder bucear con él?


Un buzo opinó de “Un fósil viviente: Nautilus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *