Desaparecen Anémonas en Sardina, Gran Canaria

Telmatactis

Nos llega información a través de varios usuarios de forobuceo de un suceso inquietante ocurrido en esta población.

Parece ser que los buceadores locales, han estado echando de menos ciertas Anémonas gigantes, del genero Telmatactis cricoide, concretamente las más grandes y vistosas. Este animal, que normalmente se resguarda en oquedades y agujeros al resguardo de la luz directa, genera a su alrededor un mini ecosistema donde es común encontrar gambas Thor y Lady Escarlata, cangrejos araña y un elevado número de animales que prosperan al cobijo de la Anémona, ecosistema que queda destruido en cuanto desaparece la Telmatactis.

Este animal puede llegar a vivir muchos años, sin necesidad de cambiar de ubicación, y puede adoptar diversidad de coloración. También es la anémona que mayor tamaño alcanza, pudiendo llegar a los 40 cm. de diámetro. En sus tentáculos posee nematocistos con los que paraliza a sus presas, habitualmente pequeños peces.

Parece ser que el motivo de esta desaparición, que en un principio se achacaba al mal tiempo, que hubiera podido provocar que estos animales se guarecieran más profundos en sus agujeros, o al ataque de tortugas, sino que supuestamente ha sido el comercio ilegal destinado el mundo de la acuariofília, y de carácter internacional, por medio de un comprador europeo que adquiere todo tipo de fauna marina local; anémonas, caballitos de mar, estrellas de mar, peces rana, gobios y blenios, gorgonias entre otras, y que se sirve de buceadores y apneistas locales para obtener estas animales.

Estas especies citadas, son especies protegidas en la isla, sobre todo en lo que se refiere al comercio internacional, por lo que se está estudiando alertar a las autoridades competentes, una vez se consiga recabar mas información sobre esta operación de expolio a gran escala.

Os mantendremos informados de los avances sobre este tema.


Un buzo opinó de “Desaparecen Anémonas en Sardina, Gran Canaria

  1. Pingback: Gamba sexy | Buceo Ibérico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *