Fomento amplía la ley del buceo con nuevas técnicas para bucear

buceadores-con-equipo-autonomo

Los nuevos tiempos y los avances tecnológicos hacen posible que se utilicen y extiendan nuevos tipos de buceo recreativo. Para poner al día la normativa del buceo, este jueves día 13 de Agosto se ha publicado en el BOE la nueva regulación de buceo recreativo con suministro desde superficie, que no estaba contemplado anteriormente.

En la anterior ley del buceo de 1997 el único medio para la práctica del buceo recreativo era el equipo autónomo. A partir de ahora se podrá utilizar además el sistema de suministro desde superficie, en el que el aire respirable será enviado al buceador por medio de un umbilical que garantice un flujo de aire continuo a los buceadores que suministra.

Es importante recordar que esta nueva normativa solo se refiere a las inmersiones recreativas con suministro desde superficie y no a las inmersiones en las que se utilice equipo autónomo.

La profundidad máxima para las inmersiones con suministro de superficie será de 6 metros. Debido al umbilical que conecta al buceador con la superficie, no se podrán realizar inmersiones que se desarrollen bajo techo como cuevas o pecios. Será necesario que la inmersión esté supervisada por un buzo con equipo autónomo (y al menos 2 segundas etapas) por cada 4 buceadores.

Igual que en el buceo recreativo con equipo autónomo, la unidad mínima de buceo será una pareja de buceadores, y el equipo tendrá que estar dispuesto de tal forma que cada primera etapa solo podrá suministrar aire a 2 buceadores. La única mezcla permitida para este tipo de buceo será el aire atmosférico.

El equipo necesario para este tipo de buceo será el siguiente:
Un chaleco que permita controlar la flotabilidad. Un manómetro o indicador de presión de la botella de suministro. Un profundímetro que permita controlar la profundidad. Un sistema de control de lastre con zafado rápido. Y el umbilical que suministra aire desde superficie, que será al menos un 50% mas largo que la profundidad del buceo y lo suficientemente resistente como para aguantar los tirones del buceador.

Mas información en BOE núm. 193, de 13 de agosto de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *