La crisis y la recuperación de las praderas marinas

pradera-marina

Estos días estamos viendo la noticia de que las praderas marinas se están recuperando gracias a la normativa de la UE para la recuperación de las praderas marinas.

Las principales amenazas a las que se enfentan las praderas marinas son debidas fundamentalmente a una serie de acciones humanas como los vertidos de aguas residuales no depuradas, la extracción de arenas del lecho marino, la regeneración de las playas cerca de las praderas, la pesca de arrastre en fondos inferiores a 50 metros y los anclajes de embarcaciones deportivas.

Y por lo que hemos podido encontrar, las medidas que se han tomado en España estos últimos años han sido sobre todo divulgativas, con campañas de concienciación de la importancia de las praderas oceánicas, muchas veces llevadas a cabo desde el sector privado, y en algunas zonas, además, la prohibición de utilizar pesca de arrastre sobre las praderas oceánicas.

mar menor antes

Foto tomada el 24/09/2011. Visibilidad apenas de 2 metros

Lo que si que hemos visto de primera mano es como ha afectado la crisis al sector del turismo en barco. En el puerto de Tomás Maestre en La Manga, que es el que mas frecuentamos, junto con el comienzo de la crisis aparecieron cientos de carteles de “Se vende” entre los veleros allí atracados. Muchos no llegaron a tales extremos, pero si que tuvieron que renunciar a sacar el barco a pasear ya que no se podían permitir el pago de la gasolina. Ver una familia comiendo en el barco atracado en el puerto se convirtió en una escena habitual y el número de barcos atracados en las islas cercanas, así como el de barcos pasando por el canal para salir a navegar disminuyó drásticamente.

En el Mar Menor, debido a su pequeño tamaño, este cambio en el comportamiento humano se ha notado de forma espectacular en los últimos 3 años. El fondo marino, de ser un lodazal formado por aceites y restos de gasolina (hasta tal punto que al salir del buceo el olor en el neopreno podía durar días) se ha regenerado convirtiendose en una pradera que cubre el fondo. La vida también se ha multiplicado y ahora se pueden ver con mucha frecuencia bancos de pequeños sargos, castañuelas y salpas. El número de caballitos de mar ha crecido de tal forma que los avistamientos de caballitos se han convertido en algo frecuente (cosa que hace años que no pasaba).

Nacras en fila

Foto tomada el 16/08/2013. Visibilidad cercana a los 10 m.

Y es que en el Mar Menor no hay pesca de arrastre, los vertidos que se hacen desde tierra son poco mas o menos los mismos que hace 5 años y las campañas divulgativas, por mucho que sean necesarias para concienciar a la población, sin acciones prácticas que las apoyen, no pueden conseguir grandes cambios.

Lo que nos lleva a preguntarnos: ¿está debida realmente la regeneración de las praderas marinas a las normativas de la UE o la regeneración de las praderas marinas es debida a una “casualidad” que no tiene nada que ver?

¿Vosotros que opináis? ¿Habéis visto aplicar alguna medida mas para la protección de las praderas marinas? ¿Habéis notado descenso en el número de barcos que se mueven por nuestras costas? ¿Habéis notado la regeneración de los fondos marinos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *