Buceo en Piles II con Planeta Azul – Agosto 2013

Llegamos al puerto de Cabo de Palos, y recorremos el muelle por el lado derecho, mirando al mar, casi hasta el final para llegar al centro de buceo Planeta Azul, que es el local que está justo antes de la Iglesia. Entramos a la recepción, que tiene más pinta de tienda de buceo que de centro y nos reciben Mimí y Cesar muy sonrientes.

Buceo Planeta AzulStaff Buceo Planeta Azul

“¿Habíais buceado alguna vez con nosotros?” Es la primera vez, así que rellenamos la ficha, le damos la documentación (seguro, titulación y además, para bucear en la reserva: DNI) y Cesar pasa a enseñarnos el Centro.

Al fondo de la tienda, por una puertecita que parece que lleva al almacén pasamos a lo que, ahora si, es el centro de buceo. La sala de endulce para equipos delicados a cubierto (equipo fotográfico y reguladores) cada pileta con su etiqueta descriptiva. Las botellas, de acero,, separadas entre llenas y vacías y también cada grupo debajo de su cartelito. A la derecha los baños, al fondo el cuarto del compresor, y a la izquierda el patio, enorme, en el que se encuentra la zona de endulce para el resto de equipo, la zona de secado con bastidores donde poder colgar a secar jackets y neoprenos y una amplia zona con sillas y sombra donde poder sentarnos para cambiarnos y preparar la inmersión o quedarnos de charleta un rato al acabar.

Planeta Azul, Entrada al centro de buceoPlaneta Azul, Endulce reguladores y cámarasPatio de secadoPlaneta Azul, Endulce equipo de buceo

El patio está muy animado. Nosotros salimos en la inmersión de las 10, hay otra a las 9,30 y los más madrugadores ya están endulzando el equipo después de su inmersión. El ambiente es animado y relajado, y nos da la oportunidad de conocer a los compañeros de inmersión mientras preparamos los equipos.

Nos empezamos a equipar y Hector se acerca a darnos instrucciones: “Chicos, vosotros vais conmigo. En seguida traeremos un carrito que pondremos aquí para llevar los equipos a la barca que está allí enfrente.”

Y efectivamente, en seguida acercan el carrito, cargamos botellas y jackets y entre todos empujamos el carrito fuera del patio y cruzamos la calle donde nos espera la zodiac.

Planeta Azul, cargando la barcaPlaneta Azul, embarcados rumbo a Piles IIPlaneta Azul, saliendo del puerto rumbo a Piles II

Hace un día espectacular, a pesar de que aún es pronto el sol pega con ganas, y apenas hay nada de viento, así que los 7 minutos que tardamos en llegar a Piles II se hacen cortísimos, incluso aunque paramos un momento a dejar en la cala a los dos que van a hacer prácticas de flotabilidad.

Planeta Azul, navegando hacia Piles IIPlaneta Azul, navegando hacia Piles IIPlaneta Azul, en la cala de Cabo de Palos

Solo dos barcas en la boya, practicamente nada de corriente, y el mar tan tranquilo, que algunos valientes hasta pudimos equiparnos en el agua.

Planeta Azul, amarrados en Piles IIPlaneta Azul, llegando a la boya de Piles IIPlaneta Azul, empezamos la inmersión en Piles II

Esta inmersión ya la conocemos y queremos aprovechar a hacer fotos, así que avisamos a Hector que iríamos a nuestro ritmo, y que no se preocupara si nos quedábamos retrasados, y ¡para abajo!

Planeta Azul, bajando hacia Piles IIPlaneta Azul, bajando hacia Piles IIPlaneta Azul, bajando hacia Piles II

Llegamos al final del cabo, y mientras hacemos el recuento, de pronto vemos a Hector que sale disparado hacia otro grupo que nos acababamos de cruzar. Su compañero se había confundido, a pesar de que las botellas llevan el cartel de Planeta Azul y ¡se volvía para arriba con ellos!

Planeta Azul, bajando hacia Piles IIPlaneta Azul, bajando hacia Piles II

Planeta Azul, bajando hacia Piles II

Planeta Azul, bajando hacia Piles II

Planeta Azul, bajando hacia Piles II

Planeta Azul, bajando hacia Piles II

En seguida rescató al buzo perdido, nos agrupamos y seguimos para abajo y a los 15 metros ¡para arriba! ¡Que frío! El agua a 28º en superficie y la termoclina a 19º. Remoloneamos un poquito haciendo fotos a los “manojos” de fredis alimentandose en los agujeros de las rocas, reuniendo ánimos para entrar en el agua fría y… 3 minutos mas tarde estábamos rodeados de meros.

Planeta Azul, llegando a la boya de Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, rodeados de meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Y es que, como nosotros, a los meros parecía que también les costaba entrar en el agua fría y se habían reunido todos sobre ella. Normalmente los meros no son gregarios pero esta vez se habían juntado todos en un banco para recibirnos y allí estaban, posando para nosotros y acercándose para salir en primeros planos.

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Los meros estaban tan amigables, que cuando el resto del grupo siguió para dar la vuelta al bajo, decidimos quedarnos todavía un rato con ellos y seguir haciendoles fotos.

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Planeta Azul, meros en Piles II

Y no solo vimos meros. Nacras, plumeros, nudibranquios, morenas, erizos, miles y miles de castañuelas y sargos

Planeta Azul, nacras en Piles II

Planeta Azul, plumeros en Piles II

Planeta Azul, nudibranquios en Piles II

Planeta Azul, morenas y erizos en Piles II

Planeta Azul, morenas en Piles II

Planeta Azul, castañuelas en Piles II

Aprovechando la orografía del bajo, en lugar de rodearlo, lo atravemos y nos volvimos a reunir con el grupo. Y como las botellas empezaban a vaciarse así que acompañamos al primero a la boya para que subiera y ya nos quedamos cerca del cabo.

Planeta Azul, inmersión en Piles II

Planeta Azul, inmersión en Piles II

Planeta Azul, inmersión en Piles II

Donde para rematar la inmersión apareció un banquito de barracudas, que, otra vez, se dejaron fotografíar sin quejarse.

Planeta Azul, barracudas en Piles II

Planeta Azul, barracudas en Piles II

Planeta Azul, barracudas en Piles II

Planeta Azul, barracudas en Piles II

Planeta Azul, barracudas en Piles II

Planeta Azul, barracudas en Piles II

Ya llegando a reserva, y tras casi una hora de inmersión, volvimos al cabo para hacer la parada de seguridad, y estaba el agua tan tranquila, había tan poca corriente, que pudimos hacer la parada entre aguas, camino a la barca.

Planeta Azul, acabando la inmersión en Piles II

Planeta Azul, acabando la inmersión en Piles II

Volvemos al mundo de la gravedad y eso se nota al subir a la barca. Hacemos recuento, aseguramos los equipos y ponemos rumbo a puerto, no sin antes pasar por la cala para recoger a los que habían estado realizando prácticas, y de camino vamos comentando la inmersión. A los pocos minutos ya estamos en puerto, así que desembarcamos equipos y nos dirigimos al patio de endulce y secado de Planeta Azul para, bueno… endulzar y dejar secando los equipos. Finalmente, y como remate a la mañana, una buena duchita caliente para quitarse la sal, pero sobre todo, el recuerdo de las termoclinas.


2 buzos opinaron de “Buceo en Piles II con Planeta Azul – Agosto 2013

  1. Pingback: Centro de Buceo Planeta Azul | Buceo Ibérico

  2. Pingback: Diciembre, mes del Nitrox en Planeta Azul - Buceo Ibérico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *