Manta Oceánica, la elegancia llevada al límite

Manta-birostris

Probablemente, si los buceadores tienen un sueño recurrente cuando se dejan llevar por su imaginación en las horas de tedio o rutina, sea verse “volando” dentro de un banco de estos majestuosos animales, recorriendo distancias imposibles con el hipnótico batir de sus alas.

Y es que las Mantas oceánicas o mantas gigantes, son un animal fascinante.

Comencemos por su nombre: la Manta oceánica, o Manta birostris por su denominación científica, son parientes muy cercanos de los tiburones ya que ambos son elasmobranquios, peces cuyo esqueleto está formado por cartílago y su cuerpo se halla recubierto de dentículos dérmicos que le dan un tacto muy áspero.

Uno de los espectáculos más bellos que pueda verse bajo el agua puede ser el ver pasar sobre ti a uno de estos animales,Manta-birostris-cefalica de cuerpo plano y que puede llegar a medir 9 metros de envergadura y pesar cerca de una tonelada y media, moviéndose grácilmente como si las leyes de la física fueran cosas que les pasan a otros. Tiene en su cabeza una gran boca rectangular, en la cual tiene hasta 18 filas de dientes en la parte central de la mandíbula inferior. Flanqueando la boca posee dos aletas cefálicas que puede extender o enrollar a voluntad, y que utiliza generalmente cuando se alimenta para canalizar el agua hacia su boca. El patrón de color mas común para las mantas oceánicas es negro para la zona dorsal (superior) con algunas manchas claras en su zona central o en el borde de las aletas pectorales, mientras que la parte ventral es blanca, con algunas manchas negras, y lo curioso de estas manchas es que es una especie de huella dactilar que diferencia a una manta de otra, ya que el patrón de manchas es único para cada individuo.

A nuestras amigas Birostris las podemos encontrar en todos los océanos a lo largo del mundo, concretamente en aguas tropicales y templadas. Las Mantas oceánicas pasan la mayor parte de su vida, que se cree que puede llegar a estar entre los 50 y los 100 años, viajando entre aguas lejos de tierra, aprovechando las corrientes para viajar allí donde pueden encontrar grandes concentraciones de plancton, que es su alimento principal. Cuando no se encuentran surcando los océanos, es probable que las encontremos en las denominadas “estaciones de limpieza”, lugares donde estos grandes viajeros hacen un alto en el camino para desparasitarse gracias a la acción de pequeños peces.

Aún se desconoce mucho sobre las Mantas oceánicas, ya que debido a su carácter itinerante es difícil su estudio. Por ejemplo, aun se desconoce la duración exacta del periodo de gestación, que se estima entre 9 y 15 meses, y sus lugares de cortejo o de puesta. Son ovovivíparos, y la hembra acarrea los huevos fertilizados en su interior, que ha depositado el macho durante el cortejo, que consiste en uno o varios machos persiguiendo a la hembra, hasta que el ganador agarra una de las aletas pectorales y presiona su parte ventral contra la de la hembra, flexionando uno de sus pterigopodios (órgano reproductor masculino de los elasmobranquios) para introducirlo en la hembra. Todo este proceso no dura más de unos minutos y una vez finalizado, el macho se desentiende de la hembra. Las crías suelen medir entre 1,2 y 1,5 metros en el momento de su nacimiento, y se cree que las madres prefieren aguas poco profundas para el momento del parto.

Las Mantas oceánicas se encuentran actualmente catalogadas como “Vulnerables” desde el año 2011 por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), y esta catalogación ha sido posible gracias a los estudios que se llevan realizando para conocer más sobre estos animales, ya que en 2003 estaba clasificada como “Datos insuficientes” y luego en 2006 como “Casi amenazada“. Desde Marzo de 2013, la Manta Birostris se encuentra incluida en el apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, regulando su comercio.

manta-ray_thl
Como punto final, os dejamos un enlace a un recortable, para que podáis tener a vuestra manta en el escritorio, acompañándoos cuando naveguéis por los mares internetiles. Raul de Buceo Ibérico, ya sabe como pasará la mañana de reyes de este 2014 😀


3 buzos opinaron de “Manta Oceánica, la elegancia llevada al límite

  1. Silvia

    Que recuerdos… hace nada que las estuve viendo en vivo en Maldivas, me encantaron. Ya me he descargado mi manta, de papel, así que tengo entretenimiento para una tarde casera.
    Y gracias desde aquí (también) por vuestros consejos/asesoramiento para el viaje que me he pegado por aquellos mares. Bss.

    Reply
  2. Pingback: Alianza de Tiburones: Conferencia Tiburones en Peligro | Buceo Ibérico

  3. Pingback: Ofertas Semana Santa y Puente de Mayo con Lanzarote Buceo - Buceo Ibérico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *